INTERNET DE LAS COSAS

Internet de las cosas. Imagina un mundo donde todo lo que te rodea y todo lo que utilizas en tu vida cotidiana, esté conectado a Internet. La ropa que utilizas, los accesorios de moda, tu vehículo, los electrodomésticos, tu casa, todo conectado a la red y controlado por medio de dispositivos inteligentes que aprenden automáticamente del uso que les das y que pueden activarse o desarrollar alguna tarea por sí mismos

cuando lo consideran necesario o solo con un comando de voz o una instrucción en una app en tu teléfono. Un mundo en donde tu medico de cabecera pueda ver en tiempo real tu estado de salud sin necesidad de ir a una cita médica, o monitorear cualquier situación que requiera atención especial, un entorno en donde las computadoras supieran lo necesario acerca de las cosas que usamos a diario y que recopilen datos sin ayuda de nosotros, para de esa forma ayudarnos en el proceso de controlar las pérdidas, los gastos, los recursos, o simplemente recordar acciones y hacerlas por nosotros sin que tengamos que detenernos a ello. Hablar de ese escenario, es hablar del INTERNET DE LAS COSAS.

Posiblemente en los últimos meses hayas escuchado sobre el término internet de las cosas, y es que aunque la velocidad de la información y el cambio tecnológico genera nuevos conceptos a diario y no para de sorprendernos con su velocidad y cambio constante, hablar de internet de las cosas es hablar de la revolución tecnológica más importante en cuanto al uso de internet y la conectividad se trata.

Para hablar de IoT hay que regresar algunos años, fue en 1999 cuando Kevin Ashton, impartió una conferencia donde habló por primera vez del concepto de Internet de las Cosas. Sin embargo, ha sido en los últimos diez años en los que el concepto se ha desarrollado e implementado con fuerza. De ese momento para el presente han sido enormes los avances y millonaria la inversión de muchas organizaciones que entienden que la conectividad permanente y las tecnologías asociadas a IoT como blockchain, machine learning e inteligencia artificial son el futuro de los negocios y que aquellos que desde ya inviertan esfuerzos y dinero en desarrollo tecnológico serán los que saquen provecho de la nueva economía digital.

PERO, ¿QUÉ ES EL INTERNET DE LAS COSAS?

Este término hace referencia al escenario en el que la conectividad y la capacidad de cómputo se extienden a objetos y artículos de uso diario que habitualmente no se consideran computadoras, permitiendo que estos dispositivos generen, intercambien y consuman datos con una mínima intervención humana,  la capacidad de conectar elementos como: vehículos, electrodomésticos, dispositivos mecánicos, juguetes, elementos de seguridad, o simplemente objetos tales como calzado, ropa, muebles, maletas, dispositivos de medición, gadgets, o cualquier objeto que nos podamos imaginar, con el objetivo principal de hacer más cómoda nuestra vida al permitir que las cosas por sí mismas nos ayuden en la administración de los recursos, la recolección de información para entender lo que está sucediendo y predecir lo que podría suceder, proporcionando una mayor seguridad en diferentes ámbitos.

Piensa en la siguiente situación: Una refrigeradora que te avisa cuando la temperatura no es la adecuada para determinado alimento, o que te envía una alerta a tu teléfono cuando uno de los productos está a punto de caducar o ya no es adecuado para consumirse, y que además haga el pedido a la tienda más cercana cuando tu lo necesites, procesando el pago y realizando la gestión por sí misma. ¿Interesante? y si ademas toda esa gestión te permitiera recaudar automáticamente información y poder saber cuales son los productos que más consume tu familia, cuáles son los productos que han bajado o subido de precio en un margen de tiempo y por ejemplo, también le conectaras con la aplicación que usas para controlar tu nutrición para así saber cuántas calorías estás consumiendo con cada alimento. Piensa en las posibilidades, son muy amplias cuando analizas las oportunidades de interconectar cada situación que hace parte de tu rutina y al mismo tiempo guardar, procesar y ver toda la información que estas actividades generan.

El Internet de las cosas podemos llevarlo a múltiples situaciones, desde el control de casas inteligentes, medición de recursos cotidianos, administración de la información, control ambiental, salud, entre otros cientos de aplicaciones y escenarios por descubrir.

EL FUTURO CERCANO

Aunque los últimos 3 años han sido de crecimiento exponencial y ha supuesto la aparición de miles de millones de dispositivos interconectados, los siguientes dos años serán de vital importancia. Cisco, en su más reciente estudio al respecto, proyecta que para el año 2020 serán 50 mil millones los dispositivos conectados y que por cada persona habrá al menos dos que estarán conectadas a seis dispositivos a la vez. Estas cifras nos llevan a pensar en la importancia de estar preparados para este desafío, tanto a nivel económico, de innovación y académico, se presenta una oportunidad enorme. Los protagonistas de esta nueva era de conectividad permanente, serán aquellos profesionales que se capaciten y preparen para plazas que posiblemente aún no se han inventado, para los problemas que aún no se han presentado, pero sobre todo aquellos que estén preparados para implementar modelos de negocio innovadores que ayuden a los consumidores a entender, adquirir y sobre todo utilizar elementos con conexión en tiempo real y ayudarles a entender cómo este modelo del Internet de las cosas puede hacer su vida más fácil y productiva.

Para las organizaciones, el mayor desafío es el de la seguridad. Este ha sido uno de los temas que más incertidumbre genera, y una de las barreras para el total desarrollo de IoT. El punto es, que tener dispositivos conectados a Internet crea automáticamente puntos de acceso que, si no cuentan con protocolos avanzados de seguridad, podrían permitir que la información fuera vulnerada. Los problemas de seguridad y privacidad, sin duda, son la principal barrera y el área donde se trabaja intensamente. En esta línea, el principal compromiso de la industria tecnológica, es el desarrollo de soluciones que no solo permitan conectividad, sino que brinden seguridad y confianza.

IoT ha llegado para quedarse, y poco a poco nuestra rutina se verá asociada a este escenario tecnológico, con mayor o menor impacto, todos haremos parte de  la revolución del Internet de las cosas.

Nota: Este articulo fue publicado originalmente en la versión impresa y digital de la revista NBSupdate de National Business School. Si quieres compartir tus comentarios al respecto del tema o comunicarte conmigo, puedes hacerlo acá o por medio de las redes sociales. Y recuerda visitar el BLOG del emprendedor digital.